Circuito Cerrado de Agua de Refrigeración

Circuito Cerrado de Agua de Refrigeración

En la actualidad se utilizan principalmente dos tipos de sistemas para el agua de refrigeración. El sistema conocido como circuito abierto, donde el agua de la torre de refrigeración correspondiente está abierta a la atmósfera. También existe el circuito cerrado de refrigeración, donde el agua de se enfría mediante un enfriador u otro método de intercambio de calor.

Anillo Merus de 10 pulgadas después de un enfriador

Un ejemplo es el circuito de refrigeración de los coches, los cuales tienen un circuito cerrado. Hay un radiador que se enfría con la corriente de aire. Una bomba que lleva el agua al motor, donde pasa el intercambio de calor. Con el fin de disipar el calor del motor. Se utiliza la misma agua una y otra vez. El agua también es tratada, en las regiones más frías se añade anticongelante.  Por supuesto, esto está simplificado, pero se puede decir que así es como funcionan todos los circuitos cerrados de refrigeración.


¿Por qué se elige un circuito cerrado?

La temperatura del agua de refrigeración debe ser tan baja que sería difícil alcanzarla con un sistema abierto. O el consumidor del agua de refrigeración es tan valioso o crítico para el proceso, que nadie toma el riesgo de que se ensucie o haya un bloqueo. En otras palabras, es mucho más fácil lograr cierta calidad de agua en un circuito cerrado que en un circuito abierto de refrigeración.

Por ejemplo, cuando se utiliza agua de mar directamente para refrigerar un motor en un buque grande, el riesgo de que se produzcan incrustaciones en el motor es demasiado alto, por lo que se opta por un circuito cerrado.

Sistemas cerrados de agua de refrigeración – Posibles problemas

En el caso ideal, un circuito cerrado de refrigeración es hermético. Esto significa que no pierde agua en ninguna parte y que se reutiliza el agua una y otra vez. El agua no cambia su conformación química y el sistema es estable. Sin embargo, con la práctica se demuestra que tales ciclos ideales son bastante raros.  En las máquinas de moldeo por inyección, por ejemplo, los moldes se tienen que enfriar. Cuando los moldes se cambian, lo que ocurre frecuentemente, siempre se pierde agua. Esta agua debe ser reemplazada. Con el agua fresca entra oxígeno al sistema, a veces incluso microorganismos. A menudo esto conduce a la corrosión y otros depósitos.

La corrosión es el mayor problema en estos circuitos de refrigeración. Aunque los productos químicos se usan contra la corrosión y el óxido, los clientes reportan problemas constantemente. La corrosión y el óxido resultantes conducen a algunos problemas en un sistema cerrado. El óxido circula con el agua y a menudo se asienta en lugares que afectan el funcionamiento del sistema.

Volviendo a los moldes. Los canales de refrigeración en un molde pueden ser muy filigranos. El óxido que se asienta en los conductos tan finos puede bloquear el moho y, en el peor de los casos, hacerlo inutilizable.

Los Anillos Merus reducen la corrosion.

Antes de instalar los Anillos Merus, hacemos un análisis del agua para determinar el contenido de hierro. Muy a menudo encontramos instalaciones con más de 10 ppm (partes por millón) de hierro en el agua. Dependiendo del tamaño del circuito y de los consumidores conectados, lo instalamos directamente después del enfriador. En los sistemas de refrigeración grandes o muy grandes, como en los centros comerciales o los complejos de oficinas, deben instalarse varios anillos, distribuidos estratégicamente en todo el sistema.  Para que podamos cubrir toda la red de tuberías.

Junto con nuestros clientes comprobamos la calidad del agua varias veces. Especialmente el contenido de hierro, la turbidez y el color del agua de refrigeración. Normalmente el agua vuelve a estar completamente clara después de un tiempo. El contenido de hierro es estable por debajo de 2 ppm.

Intercambiador de calor de haces de tubos sucios.

La foto de la derecha muestra un intercambiador de casco y tubo de una planta de refrigeración.  Se pueden ver muchos depósitos y óxido. Éste es el lado abierto del sistema de refrigeración. El agua proviene de una torre de refrigeración. En los tubos del haz tubular el agua fría fluye de nuevo completamente clara.

La mayoría de nuestros clientes dejan de dosificar los productos químicos anticorrosivos, después de comprobar los resultados. El ROI (retorno de la inversión) es de entre 6 y 12 meses, considerando sólo el ahorro de productos químicos y los menores costos de mantenimiento.

Si usted tiene un problema en su circuito de refrigeración, por favor, póngase en contacto con nosotros. Seguramente encontraremos la solución correcta para su problema.

 

Queremos ofrecerte el mejor servicio posible. Almacenamos información sobre su visita en las llamadas cookies. Al usar este sitio web, acepta el uso de cookies. Puede obtener información detallada sobre el uso de cookies en este sitio web haciendo clic en "Más información". En este punto, también puede oponerse al uso de cookies.

OK

Más información